Envío 📦  gratis a partir de 300€

Elige una nueva contraseña

El usuario especificado no ha solicitado restablecer su contraseña

Tu Cesta

Todavía no tienes artículos en tu cesta

Subtotal

0,00 

IVA incluido

Envío

Calculado en el siguiente paso

Total

0,00 

Blog

Mejorar el sueño del bebé, ¿se puede?

Cuando nos convertimos en padres, no hay nada más importante que procurar el bienestar del bebé y para ello somos capaces de cuidar hasta el más mínimo detalle, incluso buscar fórmulas que nos ayuden a conseguir que nuestro pequeño tenga sus mejores sueños, y que ya sea dicho de paso, también lo tengáis vosotros, porque los suyos repercuten en los vuestros 😉

Sí, papás, la cantidad y calidad del sueño de un bebé influye en el bienestar de toda la familia y como vosotros sois la nuestra, queremos compartir algunos consejos que dan los expertos para conseguirlo.

Si ya sois papás, seguro que algunos conocéis, y si vais a ser padres por primera vez, esta lectura puede ser interesante 😊

¿Cómo mejorar el sueño de un bebé?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que a un bebé puede costarle conciliar el sueño o que el tiempo de dormir sea menor del que necesita debido a factores como molestias digestivas, no seguir unas rutinas y llevar cierto desorden en los horarios, un ambiente poco adecuado, exceso de calor o frío, etc.

Así que para evitar que esto entorpezca a nuestro bebé a la hora de dormir, esto es lo que recomiendan los expertos:

– Rituales del día a día.

Estos rituales son los que preceden a la hora de dormir de un bebé con momentos de calma y relax.

¿Qué tipo de rituales? Prueba a darle un baño reconfortante cada día antes de dormir con agua a buena temperatura, esto es a temperatura corporal (entre los 36 y 37 grados centígrados). Tras el baño procura al sacarlo que no tenga frío, sécalo cuidadosamente y una vez seco, aprovecha y mientras lo hidratas, hazle un masaje mientras le hablas o cantas.

Si repites el ritual día a día, el bebé lo asociará con el momento del sueño.

– La hora de cenar.

Tras es placentero baño llega el momento de dejar la barriga satisfecha, es hora de comer, pero cuidado, aunque dormir con la barriga llena hará que no despierte con hambre, si lo está demasiado también puede hacer que despierte e incluso con llanto, ya que pueden aparecer molestias por gases y pesadez de estómago. Así que papás. Lo ideal es una cena ligera y dejar un ratillo al bebé despierto para que haga la digestión.

– El ambiente también cuenta.

Aunque durante el día el bebé sí puede dormir con luces, cuando llega la noche se recomienda que no sea así, esto es porque el no hacerlo también le ayudará a distinguir el día de la noche. Lo que sí se pueden usar son luces de ambiente. Además, nada de juegos, solo actividades relajantes. La noche es el momento de calma.

Otro punto muy importante en el ambiente es el tema de la temperatura.

Los papás solemos abrigar a los bebés para dormir con su pijamita, así que para evitar que tenga demasiado calor o frío, los expertos hablan de una temperatura ideal para la noche y esta es la que se encuentra entre 20 y 22 grados centígrados.

– Y por último, su cuna, un lugar para dormir cómodo y seguro.

Las cunas para un bebé deben ser espacios seguros, que no supongan ningún riesgo para el bebé mientras descansa, y para ello deben cumplir ciertas características establecidas en las normas como que se mantenga la distancia correcta entre barrotes, no estar fabricada con materiales tóxicos, que la barrera se fije bien cuando no tenga que moverse, que las ruedas puedan bloquearse, etc.

Y, ¿Qué podemos hacer nosotros cómo padres?

Evitad poner dentro de la cuna objetos como juguetes o chichoneras que puedan provocar que los niños no respiren bien.

En Micuna somos expertos en crear cunas seguras para tu bebé, el resto de puntos te los dejamos a ti para que consigas que tu pequeño tenga los mejores sueños.

¡Juntos podemos conseguirlo!

shutterstock 103436624

Atención al cliente

+34 961 740 616

Servicio de montaje

A domicilio

Pago seguro

Tarjeta

Envíos disponible

España y Portugal