El BLW o Baby Led-Weaning,  es una práctica de lo más habitual hoy en día, o como su traducción en español lo indica, es la introducción a la alimentación guiada por el bebé.

Este tipo de práctica abarca mucho más que la forma en la que los alimentos se presentan; en lugar de ofrecer a los más pequeños una comida triturada, se ofrecen alimentos sólidos blandos.

El objetivo principal de esta práctica no es más que el de la adaptación progresiva del niño en los hábitos alimenticios de la familia.

 

Imagen1

Trona OvO

¿Cuáles son sus beneficios?

Favorecer el desarrollo de la saciedad y el hambre, la aceptación de los alimentos o tener un rol más activo de los bebés, son algunos de sus beneficios, aunque hay muchos más.

El principal beneficio, es que por sí mism@s, explorarán los distintos sabores, colores y texturas de los alimentos además de que contribuirá en el desarrollo de las habilidades del niño.

 

Empezar con el BLW sin que sea un caos

Antes que nada, para empezar, debemos asegurarnos que nuestro bebé está preparado. ¿Cómo podemos saber eso? Pues esto dependerá de muchos factores, entre ellos, según destaca Melisa Gómez, dietista-nutricionista especializada en alimentación infantil y coautora junto a Juan Llorca de Sin dientes y a bocados y En boca de todos, de la madurez neurológica, gastrointestinal y renal.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) y la AEP (Asociación Española de Pediatría) recomiendan empezar con la alimentación complementaria a partir de los 6 meses, siempre y cuando nuestro bebé sea capaz de coger alimentos por sí solo y llevárselos a la boca o que realice movimientos masticatorios básicos (aunque no tenga dientes), entre otros.

Al principio, es aconsejable evitar alimentos antes de los 12 meses: azúcar y productos que lo contienen, miel, sal, algas, lácteos desnatados, bebida de arroz, pescados de gran tamaño, frutos secos..etc.

Lo ideal, es acudir a una especialista para que nos aconseje e informe sobre este método, novedoso además, si eres mami o papi  primerizo.

¿Existe algún tipo de riesgo con este método?

La seguridad en la práctica de BLW es muy importante: el bebé tiene que estar erguido y bien sentado en la trona. Hay que ofrecerle alimentos sin riesgo de atragantamiento y cómo no, hay que supervisarlo.

“Respecto al atragantamiento, será importante conocer, diferenciar y gestionar la aparición de arcadas (que son parte normal del proceso de aprender a comer) de la posible obstrucción de las vías respiratorias y que debemos evitar tomando las medidas oportunas para hacer de la alimentación complementaria una práctica segura.” (Juan Llorca, ¿Qué es el BLW?, https://juanllorca.com/que-es-blw/)

Desde Micuna también protegemos a tú bebé, si realizas habitualmente esta práctica o si por el contrario, prefieres el método convencional. ¿Cómo? A través de  nuestros productos.

Por ejemplo, nuestra trona OvO está indicada para niños capaces de mantenerse sentados sin ayuda. La nueva bandeja que incorpora, tendrá los alimentos al alcance de nuestro bebé con una mayor superficie para experimentar.

Además, gracias a la  protección bacteriana (babybacter), tu bebé estará seguro y vosotros, tranquilos.

Imagen2