Inicio / ¿Qué estás buscando? (FAQ)

¿Qué estás buscando? (FAQ) - Micuna

¿Cómo elegir la cuna perfecta?

Para elegir la cuna perfecta has de tener en cuenta tus preferencias, el espacio disponible, la comodidad, el estilo decorativo de la habitación infantil, pero, sobre todo, has de comprobar que sea una cuna homologada y que cumpla con la normativa vigente en materia de seguridad.

¿Qué normativa debe cumplir una cuna?

Las cunas deben cumplir con los requisitos establecidos en la norma europea de seguridad:

- UNE-EN 716-1:2008 (+A1:2013) Cunas y cunas plegables de uso domésticos para niños. Parte 1: Requisitos de seguridad.

- UNE-EN 716-2:2008 (A1:2013) Cunas y cunas plegables de uso domésticos para niños. Parte 2: Métodos de ensayo.

Entre los puntos más importantes a tener en cuenta:

  • Cantos redondeados y sin salientes en las esquinas para evitar cualquier accidente y que el bebé no quede enganchado por la ropa o la cadena portachupetes.
  • La distancia entre los barrotes de la cuna tiene que ser de entre 45 y 65 mm.
  • Al menos dos ruedas de la cuna han de tener frenos.
  • La altura mínima entre el colchón y la parte superior del lateral de cuna debe ser como mínimo de 60 cm, con el objetivo de impedir que nuestro bebé salte de la cuna.
  • Los barnices y pinturas deben ser no tóxicos debido a que nuestro bebé puede chupar partes de la cuna mientras pasa tiempo en ella.
  • No deben haber elementos decorativos en la parte interior de la cuna que puedan ser extraídos por el bebé y ser tragados accidentalmente.
  • Las barandillas de cuna que operen con un sistema de sube y baja, deben tener un mecanismo de seguridad que requiera para activarse de dos acciones simultáneas, para evitar que nuestro bebé pueda bajar la barandilla por sí mismo.

¿Cuál es la trona ideal?

La trona ideal será aquella que se ajuste a tus necesidades, ya que en el mercado encontramos diferentes tipos de tronas diseñadas para hacer frente a diversos requerimientos. Eso sí, has de valorar aspectos como la estabilidad, la seguridad del bebé, la facilidad de limpieza, el tamaño o el estilo de la trona, antes de adquirir una.

Y es que la trona es un mueble al que le vamos a dar mucho uso y mucha batalla diariamente, por lo que debe ser estable ya que nuestro hijo va a ir creciendo y, además de comer, jugará en ella mientras espera su comida.

Si la trona pueda transformarse en otros muebles, como mesa y silla de juego, o silla para la habitación, podremos sacarle mayor partido a una de las principales piezas que no deben falta en nuestra cocina o comedor.

Asimismo, dado que es un mueble que no se encuentra dentro de la habitación infantil, para muchos padres el diseño también es muy importante para que se integre dentro del resto de la decoración del hogar.

Para otros padres, que sea divertida y alegre, ayudará a condicionar psicológicamente de forma positiva a nuestro hijo esa laboriosa misión de dar las primeras cucharadas y la aventura de empezar a utilizar los cubiertos por sí mismo.

Ideas para decorar una habitación infantil

Dependiendo del estilo decorativo que quieras darle a la habitación infantil de tu bebé, podrás optar por unas ideas u otras. Entre las últimas tendencias en decoración infantil, resaltan el papel pintado, los vinilos autoadheribles y las guirnaldas de colores.

Ante todo, has de tener en cuenta que la habitación infantil durante los primeros dos años está prácticamente destinada al descanso, de modo que la decoración debe favorecer y estimular el sueño.

En este sentido, te recomendamos decorar y crear espacios llenos de armonía que inviten a nuestro bebé a sentirse tranquilo y seguro como cuando estaba en el vientre de la mamá.

¿Qué necesito para la llegada del bebé?

Antes de la llegada del bebé debes haber adquirido todo el mobiliario para su habitación como la minicuna y cuna, colchón, cambiador, bañera y una mecedora de lactancia aun cuando tu elección sea darle biberón, dado que se aconseja para generar lazos de unión y apego, pudiendo hacer siestas juntos en ella o leer cuentos en familia. Los padres más previsores también adquieren con antelación al parto, o la incluyen en la lista de nacimiento, la trona.

De igual modo, la ropa de cama debe estar lista para ser usada, con al menos 4 juegos de sábanas, así como todos los artículos para su higiene, ropita para las primeras semanas, y utensilios para su alimentación si has decidido darle fórmula.

Es recomendable de que antes de su llegada, hayas lavado previamente toda su ropa de cama y de vestir para eliminar cualquier resto de polvo que pueda existir. Utilizaremos productos de lavado para prendas delicadas y especiales para bebés sin alcohol ni alérgenos porque la piel de los bebés es muy sensible y no sabemos si será atópica.

La habitación también interesa tenerla preparada y montada con anterioridad para que se vaya eliminando cualquier olor de los embalajes de los muebles.

No hay que olvidar, que el aroma, al igual que el color y el sonido son esenciales e influyen mucho en el descanso de nuestro bebé.

¿Cuándo se aconseja tener la cuna y la habitación del bebé preparada?

Los expertos aconsejan tener la cuna y la habitación del bebé preparada antes del séptimo mes de embarazo, debido a que a partir de este mes es más difícil predecir cuándo va a llegar el bebé y es conveniente dejar todo listo antes.

En el caso de la cuna, minicuna o bañera, esenciales en el primer estadio de la vida de tu bebé, necesitarás tenerlas preparadas como mínimo tres meses antes de la fecha estimada de parto, por si éste se adelantara.

Es mejor volver del hospital y tener "el nidito" preparado para tu bebé, que empezar una nueva vida juntos y estar con estrés buscando todo lo que durante el embarazo no te dio tiempo para preparar. Aprovecha tus meses de embarazo para cuidarte y preparar con tranquilidad su llegada y evita dejarlo para el final para no añadir estrés a las últimas semanas antes de su nacimiento. Es el momento que más descansada y relajada debes estar.

¿Cuál es la mejor bañera para el bebé?

La mejor bañera para tu bebé es aquella que ha sido elaborada con un material higiénico y resistente y que presenta una estructura estable. También, ha de favorecer a la comodidad del bebé, ser práctica, segura, fácil de limpiar y lo suficientemente amplia como para que el pequeño pueda moverse libremente.

Si, además, tenemos una bañera incorporada a un mueble con cajones, disfrutaremos de una mayor comodidad al no tener que sacar al bebé de su cálida habitación pudiendo bañarle directamente en ella. Al mismo tiempo que tendremos todo lo que necesitamos a mano, como toallas, pañales o pijamas, gracias a sus cómodos cajones.

Asimismo, este tipo de muebles bañeras incorporan en su tapa un cómodo cambiador con el que podrás terminar de ponerle la cremita, cambiarle el pañal y vestirlo tanto para dormir como para el paseo del día.

Cuándo tu bebé haya crecido lo suficiente como para pasar a otra bañera de mayor tamaño, podrás retirar la cubeta de plástico y convertir la bañera en una cómoda con cajones para su habitación, gracias a unas patas de madera que normalmente se ofrecen de modo opcional a la hora de realizar la compra del mueble.

Es recomendable que adquieras este complemento en el momento de la compra de tu mueble bañera por si el modelo o color hubiera sido descatalogado o variado.

Preparar la canastilla del hospital

Si has elegido un hospital perteneciente a la seguridad social no necesitarás básicamente nada para ti ni para tu bebé mientras os encontréis ingresados, como pañales o productos para su baño diario. Aun así, hay muchas mamás que prefiere llevarse su propia canastilla para utilizar sus productos de higiene y de aseo personales, cremas, batas y zapatillas para estar más cómodas durante la estancia en el hospital.

A veces el parto es por cesárea y en ese caso se alarga nuestra estancia en el hospital, así que si tenemos la bolsa preparada aunque sea en casa, siempre podemos enviar a alguien cercano a recogerla y traérnosla en cualquier momento.

Esta canastilla debe contener, al menos, tres juegos completos de ropa de cambio, calcetines, baberos, una mantita, pañales, chupetes, toallitas húmedas y una crema especial para recién nacidos. Y, no te olvides de tu propia ropa. En este sentido, el camisón resulta más cómodo para facilitar las revisiones perineales de la matrona, la bata y las zapatillas también son imprescindibles, así como la ropa que utilizarás para salir del hospital.

Lo más aconsejable durante las últimas semanas es tener la bolsa para el hospital preparada por si llegara ese momento tan esperado con antelación y nos pilla de sorpresa. Muchos padres incluso prefieren llevar la maleta para el hospital en el maletero del coche.

Son las últimas semanas del momento más esperado, la llegada de nuestro bebé.