Inicio / / Chromoterapy

Chromoterapy - Micuna

"La colección Baby Balance de micuna está basada en los beneficios demostrados de la cromoterapia como instrumento terapéutico al influir en el estado físico y emocional del bebé. Mediante la proyección de la luz y el color a través del mandala de la flor de la vida, conseguiremos crear un espacio de armonía y serenidad para el profundo descanso de tu bebé.  Además, según el estado del bebé que deseemos armonizar, aliviar o potenciar podremos aplicar una tonalidad diferente, escogiendo la que mejor se adapte a cada momento. 

EL COLOR EN EL PLANO EMOCIONAL

VIOLETA: El violeta es un color sereno, tranquilizante. Tiene la capacidad de sosegar y calmar al bebé cuando se expone a su luz. 

AZUL: Este color tiene cualidades estabilizadoras e incide sobre la concentración y es adecuado para tratar la hiperactividad en el niño  ó el déficit de atención. 

TURQUESA: Aporta equilibrio y armonía. Se relaciona con la comunicación, influyendo sobre los problemas del habla o la timidez. 

VERDE: El verde ayuda a inducir el sueño. Se relaciona con estados emocionales como el amor y la generosidad. 

AMARILLO: El color amarillo influye a nivel emocional sobre la confianza del niño, despejando los miedos nocturnos y la timidez. 

NARANJA: Tiene propiedades antifatiga y reparadoras. Alimenta los estados creativos e influye en estados anímicos como la alegría o la tristeza. 

ROJO: Color energizante. Posee la capacidad de estimular el metabolismo. En el bebé, actúa sobre la seguridad, los apegos familiares y traumas infantiles. 

EL COLOR EN EL PLANO FÍSICO

VIOLETA: Actúa sobre la zona del cerebro y es beneficioso para conciliar el sueño y combatir el insomnio. 

AZUL: Se sitúa en la zona central de la cabeza, aliviando las dolencias de cabeza y los problemas en los ojos y la vista. 

TURQUESA: El turquesa incide sobre el área del cuello, abarcando las zonas de la boca, amigdalas, dientes y ganglios. Suele aplicarse durante el proceso de dentición .

VERDE: Actúa sobre la zona del pecho, concretamente sobre los pulmones y el corazón, siendo clave también para tratar diversos problemas circulatorios. 

AMARILLO: Es un estimulante natural, con efectos beneficiosos sobre el sistema digestivo. Ayuda a calmar los cólicos lactantes y a potenciar el apetito. 

NARANJA: Se encuentra a la altura de las caderas y sirve para tratar afeciones como la infección de orina o las relacionadas con los órganos sexuales. 

ROJO: Su actividad se concentra en la parte inferior del cuerpo.  Ayuda a calmar el estreñimiento o la diarrea, además de actuar sobre los huesos."