Una hidratación saludable durante el embarazo

26/01/2015
Young pregnant woman holds her hands on her swollen belly. Love concept. Love and maternity concept.

Mantenerse hidratada durante el embarazo es una obligación que a su vez, tiene sus trucos, puesto que el cuerpo reacciona de forma completamente distinta. De acuerdo a estudios, un 46.3% de las mujeres embarazadas en España desconoce las indicaciones apropiadas en cuanto a la hidratación saludable durante el embarazo.

A la hora de hidratarte, lo más recomendable es hacerlo con agua equilibrada, lo cual considera aguas con una mineralización entre 50-500 mg/L de residuo seco. El residuo seco del agua mineral natural implica nutrientes saludables para el organismo humano, en general, una fuente de salud. Así que a la hora de comprar agua, es importante leer con atención las etiquetas para ver la cantidad de minerales que contienen, ya que durante el embarazo es especialmente importante el aporte de calcio y oligoelementos clave.

Muchos creen que durante el embarazo hay que beber menos agua dada la constante retención de líquidos que sufre el cuerpo, pero nada está más lejos de la realidad. Durante el embarazo la cantidad de sangre que circula por el cuerpo es mucho mayor, por lo cual es importante beber más líquido para preservar un buen funcionamiento de los riñones y así reducir esa comentada retención de líquidos. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomienda durante el embarazo tomar 2,3 litros de agua al día.

Lo mejor es ir bebiendo agua de modo regular durante todo el día, no solo cuando se tiene sed. Generalmente, la sensación de sed surge cuando ya no estamos adecuadamente hidratados para continuar nuestras actividades. Hay que tener en cuenta que la ganancia de peso principal durante el embarazo es el aumento de volumen de agua dentro del organismo, que tiende a variar desde 6 a 8 litros, conjuntamente con un aporte de minerales esenciales para el organismo de la mujer.