¿Cuál es la diferencia entre una cuna y una minicuna?

09/12/2016

Seguro que habrás visto que existen cunas y minicunas, pero ¿sabes cuál es la diferencia que hay entre ambas y para qué se usa cada una de ellas? ¡Te lo explicamos!

Desde el punto de vista técnico, una minicuna y  una cuna se diferencian esencialmente en su tamaño, siendo, evidentemente, la minicuna más pequeña que una cuna convencional.

La clave de su utilidad reside en que los recién nacidos se sienten más seguros en espacios reducidos, que presentan las mismas características que el vientre materno, por lo que las minicunas son perfectas para que estén más cómodos y descansen mejor.

Esto hace que se recomiende el uso de las minicunas desde el nacimiento hasta los 3, 6, o 8 meses de edad, aunque la prolongación de su utilización dependerá del tamaño de la minicuna y del crecimiento del bebé.

8431830105245-2

Asimismo, las minicunas resultan de gran ayuda durante el proceso de adaptación tanto para el recién nacido como para los padres primerizos, debido a que por su tamaño se pueden desplazar más fácilmente por las distintas habitaciones de la casa, ya sea a nuestro dormitorio, al sofá o a la cocina, para tener vigilado al pequeño mientras realizamos nuestras actividades y sin que el mueble moleste porque no ocupa mucho espacio.

Por otra parte, se aconseja el uso de las cunas a partir de los 6 o 8 meses de edad del bebé, momento en el que ya habrá crecido y requerirá de más espacio para moverse con total libertad y dormir a sus anchas.

8431830142929-A2

Cuna: Las cunas han de empezar a utilizarse a partir de los 6 meses de edad.

Además, las cunas protegen a los bebés de una caída cuando éste empieza a moverse más y a querer explorar el mundo que hay a su alrededor. En este sentido, los barrotes de la cuna son un gran elemento de seguridad en esta etapa, que suele ir de los 8 meses hasta los 36 aproximadamente, aunque también es conveniente colocar protectores o chichoneras sobre ellos durante los primeros meses para impedir que el pequeño se golpee accidentalmente.

De manera que, las minicunas son idóneas para los primeros meses de vida de nuestro hijo, para que se sienta más arropado y podamos trasladarlo de un lugar a otro con comodidad, sin embargo, cuando empieza a crecer la cuna se vuelve indispensable.